Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Tips'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Categories

  • Noticias
  • Tips y Consejos
  • Destinos
  • Libros y Guías
  • Reportajes y Curiosidades
  • Excursiones y Rutas
  • Fiestas y Celebraciones
  • Ofertas

Forums

  • Foros por Destino
    • Europa
    • América Latina
    • América del Norte
    • Asia
    • Oceanía
    • Oriente Próximo
    • África
    • Compra - Venta
    • Compañeros
  • Discusión General

Blogs

  • Sur de Italia
  • Avani's Blog
  • Yorkshire, Norte de Inglaterra
  • Montenegro
  • Excursiones y visitas por Cataluña :)
  • Que ver y visitar en Sevilla
  • Norte de Argentina
  • Secretos de Sudamérica
  • Granadina de ruta
  • Encantos de México
  • Pueblos argentinos para descubrir
  • 1 El inicio: Ruta 3 de La Plata a Ushuaia
  • Misterios de Europa
  • Rincones de mi ciudad: Mar del Plata
  • Chiapas, México
  • Veracruz, México
  • Destinos turísticos famosos
  • Historias del Sur de Argentina
  • Ciudad de México
  • 2 Tierra del Fuego: En el Fin del Mundo
  • Lindos rincones y pueblos de Portugal
  • Viajes con sabor a sol y playa
  • 3 Por la mítica Ruta 40
  • México Central
  • Viajes por América
  • Oaxaca
  • 4_Vida y colores del Norte argentino
  • Viaje a recitales
  • 5_ Por los caminos de Bolivia
  • La Europa menos conocida
  • Guatemala
  • Monterrey
  • 6_ Perú, legado de Incas
  • Perú
  • Bolivia
  • Argentina
  • 7. All you need is Ecuador
  • Chile
  • España
  • Alemania
  • Francia
  • Europa
  • Livin' in Australia
  • Polonia
  • Oceanía
  • Italia
  • Visitando Europa
  • Marruecos
  • Bélgica

Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Vivo en


Intereses


Mis Viajes


Mi Próximo Viaje


El Viaje de mis sueños


AIM


MSN


Website URL


ICQ


Yahoo


Jabber


Skype

Found 163 results

  1. Hola amigos! Tengo entendido que no es obligatorio contratar un servicio de asistencia al viajero para ingresar a USA, aún así prefiero llevarlo por las dudas... ¿Qué monto recomiendan asegurar? Alguna consideración que haya que tener en cuenta a la hora de contratar este tipo de servicio?
  2. Dejando un poco el tema de los viajes por placer, muchas personas me han preguntado qué hacer para estudiar en el extranjero. No hay una respuesta global ni una clave secreta. Cada país y universidad tiene diferentes sistemas. Pero aquí hay algunas constantes que todos necesitamos saber. Para realizar cualquier tipo de estudios en otro país necesitaremos un visado de estudiante. Es el permiso que nos permitirá estudiar y residir legalmente y temporalmente (y siempre temporalmente, no para siempre) en el país de destino. Recordemos que si vamos como turistas sin un visado, solo nos permitirán estar en el país de uno a tres meses. Aunque eso cambia para algunas nacionalidades, como para los europeos, porque es la Unión Europea y tienen un sistema diferente. El visado se obtiene en el consulado del país destino en nuestro territorio. Y en caso de no haber un consulado en nuestro país, casi siempre se podrá tramitar el visado vía electrónica en el consulado más cercano. ¿Cuál es el trámite a seguir? Como siempre, cada universidad tiene su propio sistema de admisión. Tanto para grados como para posgrados todas tienen una fecha límite de admisión e inscripción. Normalmente para los países del hemisferio norte los cursos comienzan entre agosto y octubre, así que normalmente las inscripciones abren desde enero hasta abril, mayo o junio. Para el hemisferio sur muchas veces empiezan en marzo (después de su verano), así que tendrán un deadline más o menos en diciembre. Cada una pedirá diferentes documentos. Los más comunes son cartas de motivación, cartas de recomendación de profesores (sobre todo para posgrados), acta de nacimiento, documento de identidad válido (pasaporte), y último certificado de estudios con calificaciones. Incluso algunas instituciones pedirán el protocolo de la investigación que planeamos hacer para nuestra tesis. La mayoría de los documentos habrá que traducirlos con un traductor certificado, en el caso de los países no hispanohablantes. Y para hacer válidos los títulos de licenciatura/ingeniería será casi siempre necesario apostillarlos, al igual que el acta de nacimiento en muchas ocasiones. Para ello habrá que acudir a la Dirección de Registro Civil de nuestra provincia de origen. Y sí, todo esto cuesta dinero, nadie dijo que sería barato. Ser aceptado en una universidad no es el paso más difícil, a menos de que se trate de una universidad muy cotizada. Entonces nos enviarán una carta de aceptación. Este es el documento más importante para obtener la visa de estudiante. Y la necesitamos así sea un intercambio estudiantil, una carrera, un diplomado o un posgrado. ¿Hay que pagar inscripción? Depende la universidad. En países como España las matrículas para un posgrado, aun en una universidad pública, pueden fácilmente sobrepasar los 1 500 euros por año. Mientras que en Francia hay posgrados por 200 euros al año. En Argentina la educación superior suele ser completamente gratis. Mientras que en Estados Unidos, Australia o Chile la educación superior pública prácticamente no existe, y nos costará una enorme suma de dinero. Para los intercambios estudiantiles raramente se pagará inscripción en la escuela de destino y todo el trámite se hará con nuestra universidad de origen, siempre limitándonos a los convenios que tenga la misma. ¿Cómo pago todo eso? He aquí la mayor incógnita. Estudiar puede ser gratis en muchos lados. O no muy caro y podremos fácilmente pagar la inscripción. Pero vivir en otro país... eso no es problema ni del otro país ni del nuestro. Nadie está obligado a regalarnos dinero. Pero hay becas, muchas becas. Es tonto pensar que todas las becas cubren el 100%. En realidad muy pocas lo hacen. Y con el 100% me refiero a la matrícula, el pasaje de avión, el seguro médico, el alojamiento y la manutención mensual. Muchas universidades ofrecen descuentos a extranjeros en su inscripción, incluso del 100%. Pero pocas les pagan a los extranjeros por ir a estudiar allí. ¿Qué recomiendo? Buscar becas como locos. En el sitio del Ministerio de Relaciones Exteriores de su país, en el Ministerio de Educación, en los acuerdos internacionales como el Mercosur o la Alianza del Pacífico, en fundaciones privadas como la del banco Santander, la Fundación Carolina de España, ¡EN GOOGLE! No todas las becas son iguales. Mucho ojo, siempre hay que leer toda la convocatoria. Mucha gente quiere una clave secreta para encontrar a alguien que les pague absolutamente todo para estudiar fuera. Para eso podrían encontrar un sugar daddy. Pero en los sitios que acabo de mencionar hay listas de becas para licenciaturas, intercambios y posgrados que a veces lo cubren todo. Sus páginas web suelen ser confusas. Pero si nos da pereza leer, entonces nadie más nos podrá ayudar. Debemos leer primero los requisitos de admisión (si no los cumplimos pasemos a la siguiente página, no perdamos tiempo ni nos quejemos). Y poner atención en los gastos que cubre. Si sabemos que no nos dará manutención mensual, entonces habrá que pensar en cómo diablos viviremos tantos meses en ese país. ¿Puedo trabajar y estudiar al mismo tiempo? Legalmente no, porque nuestra visa de estudiante no nos permite trabajar. Pero podemos hacerlo de manera informal. Es decir, sin un contrato. Así que empleos como niñero, mesero o repartidor de alimentos pueden sernos de ayuda. Aún así, algunos visados permiten trabajar y estudiar, como lo hacen en Alemania. Ahora que dividir los tiempos entre estudios y trabajo no es nada fácil. Y si tenemos beca, muchas de ellas nos pedirán 100% de nuestro tiempo al estudio. Después de todo nos están pagando por hacerlo. En otro artículo ahondaré un poco más en el tema de las becas. Financiar una vida en el extranjero es el paso más difícil. Pero como dije, ser aceptado en una universidad no lo es.
  3. Hasta el año 2012 el punto más lejano que mis inquietos pies habían alguna vez pisado era la estrepitosa Guatemala, a donde ingresé sin pasaporte y sin documento alguno que me protegiera en el extranjero como ciudadano mexicano (bastante arriesgado para cualquiera ). Al finalizar aquel año daría el adiós a un grupo de inigualables amigos, que como una familia foránea, me habían acogido en la capital mexicana, y ahora partían de regreso a su lugar de origen. El más remoto de ellos, España, donde cuatro de mis compañeros habían sido patriados desde el primer momento en que vieron la luz. Mis deseos de volver a verlos me orillaron a buscar hasta la oportunidad más recóndita para partir en un viaje relámpago hacia la madre patria… y como una aguja en un pajar, esperaban por mí las becas de movilidad estudiantil, que recién habían firmado un nuevo convenio con la Universidad de Santiago de Compostela, en la punta gallega del país ibérico. Con algunas dudas sobre mis posibilidades de obtener la subvención, pero sin nada que me detuviera a solicitarla, pocas semanas pasaron para que me fuese informado que había sido uno de los afortunados seleccionados para partir a Europa a mediados del 2013, año en que se consumaría el primer gran viaje de mi vida Y con solo información nubosa sobre el destino que me esperaba, me vi inmerso en toda serie de trámites y eventos que me iniciaron en un ritual burocrático, que pronto se volvería rutina para un novato como yo procedimientos mismos del que todo viajero primerizo debe estar enterado. PREPARATIVOS PARA EL EXTRANJERO Desde la remota Edad Media eran utilizadas por las autoridades locales de los principados europeos pequeñas papeletas que permitían el pase por las puertas (o portes) de las ciudades. Es quizá la forma en que nacieron los famosos pasaportes, que aunque devotos de un mundo del que todos somos dueños, y en el cual merecemos libre tránsito, tras décadas de guerras y atentados es necesario un control de quién entra y sale de cada estado nación. Por ello, el pasaporte es nuestro primer paso en aras de salir del país. En algunos casos específicos no será necesario portarlo, pero ello solo se reducirá a los miembros del Espacio Schengen (Unión Europea, Suiza, Noruega e Islandia, con excepción de Irlanda y Reino Unido) y a los miembros del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Venezuela). Siempre que viajen dentro de los territorios del espacio común, bastará con mostrar su carné de identidad nacional. Para todos los demás, el pasaporte siempre nos será solicitado. Puede que el trámite o renovación de un pasaporte nos produzca algunos dolores de cabeza, con las citas anticipadas, los pagos al banco nacional y la recopilación de algunos documentos pero poseer este pequeño cuadernillo nos llenará de satisfacción, sobre todo al verlo repleto de rúbricas que marcarán nuestra entrada y salida a cada país de tal suerte que nos convertiremos en afanados coleccionistas de sellos. El pasaporte nos abrirá la puerta a la mayoría de los países del mundo, pero es aquí donde jugarán un papel importante las relaciones exteriores: depende del país en el que hayamos nacido tendremos la suerte o no de transitar fácilmente con solo este documento en mano Si no es el caso, tendremos que tramitar un visado para el país que nos recibirá. De esta forma, conforme a los acuerdos y relaciones que haya entre las naciones, éstos pedirán la posesión de una visa o no a los turistas que los visiten. Así, los latinoamericanos necesitaremos visa para ingresar a Estados Unidos, los gringos la portarán para ingresar a Rusia y prácticamente todos la necesitarán para visitar Corea del Norte Por ello, es importante informarnos desde antes si nuestro destino exige dicho trámite y acudir a su embajada local lo antes posible. La mayor parte de los países permiten a los visitantes en condición de turistas permanecer de 90 a 180 días dentro del territorio nacional (aunque puede variar mucho de un estado a otro). Solo se nos permitirá quedarnos más tiempo si poseemos alguna de las otras modalidades de visado internacional: visa de trabajo, visa diplomática, visa de matrimonio o, como en mi caso, visa de estudiante Un detalle importante a mencionar es que no compremos nuestro boleto de avión antes de recibir un visado pues las autoridades migratorias del país destino son quienes decidirán las fechas de vigencia del mismo, y no nos convendrá haber comprado un vuelo que llegue dos días antes de nuestra fecha de entrada permitida, ni diez días después de nuestra fecha de salida En dicho caso, se nos podrá negar el ingreso al país, o tendremos que pagar una multa por cada día extra (como desafortunadamente me pasó en Perú, donde debí pagar un dólar por cada uno de los 14 días que permanecí de más ). Con suerte, será suficiente para nosotros portar nuestro pasaporte y correspondiente visado para viajar por todo el mundo… pero cada país, libre y soberano, pondrá sus propios requisitos de ingreso, que además de pasaporte y visa, pueden incluir otros documentos como: reservas de hotel o cartas de invitación de ciudadanos locales, estados de cuentas de tarjetas de crédito o débito, cartillas de salud con ciertas vacunas obligatorias, boleto de transporte de salida del país y comprobante de un seguro médico de gastos mayores. Comúnmente podemos hallar este tipo de información en el sitio web del Ministerio de Asuntos Exteriores de cada estado. Y, por experiencia, debo decir que rara vez se nos solicitarán tales papeles. Pero es aquí donde el oficial de migración, comúnmente clasista, racista y soberbio, tendrá el libre albedrío de pedirnos o no los documentos, y será él quien tenga la última palabra Así que más nos vale ir preparados ante cualquier situación que se nos presente. Así nos sea o no exigido un seguro médico, será necesario ante cualquier caso de emergencia. Aunque la salud sea un derecho humano básico y universal, rara vez un país cubrirá los gastos de seguridad de una persona que no sea ciudadana local Y me tomo la molestia de hacer otra mención: si bien nuestros consulados estarán siempre ahí para abogar por nosotros fuera de nuestro país natal, ellos NO tienen la obligación de pagar por nuestros servicios médicos. Claro está que en algunos casos serán otros quienes puedan costear cualquier daño a nuestra persona, como los accidentes de transportes (en los que las compañías nos otorgarán un seguro de viajero) o en casos extremos donde el estado se vea involucrado. Existen muchas compañías de seguros, y vale la pena cotizar con cada una de ellas. Para darse una idea general, yo pagué cerca de 280 USD por un seguro con cobertura de 180 días. Dicho todo esto, con mi pasaporte, visa y seguro médico en mano, fue momento de buscar mi pase de abordaje BOLETOS DE AVIÓN La fastidiosa búsqueda por el mejor ticket de avión fue quizá el trabajo más arduo de toda la jornada sobre todo si tomamos en cuenta que casi siempre es el mayor gasto que tendremos en un viaje de esta naturaleza. Para aquel entonces nunca había tomado un vuelo, y la corta experiencia de mis familiares y amigos reducía mis posibilidades a muy pocas En un principio fue común pensar que las únicas aerolíneas que tendrían un vuelo México – España serían Aeroméxico e Iberia, y que en el resto de ellas, al verse obligadas a hacer escalas, el precio se elevaría mucho más. Pero para mi sorpresa, ambas compañías ofertaban vuelos excesivamente caros para la temporada en que yo debía arribar Los buscadores de internet no me auxiliaban mucho, al mostrarme los costos sin impuestos incluidos, que me ofrecía una idea errónea del precio total. Y si intentaba comprar alguno con la tarjeta de crédito de mi padre, dejaban a un lado la modalidad de pago a meses, y no hace falta hablar de los cuantiosos intereses Al final, descubrí que la mejor manera de adquirir los vuelos es cotizarlos desde las páginas oficiales de las aerolíneas siempre tratando de ser flexible con nuestras fechas. Si tenemos la totalidad del dinero en nuestra cuenta bancaria nos convendrá comprarlo en una sola exhibición, a menos que la compañía nos ofrezca una promoción de pagos sin intereses. Como no fue así mi caso, me vi obligado a recurrir a una agencia de viajes donde pudimos hallar una manera de pago favorable con una tarjeta de crédito departamental. Finalmente, la aerolínea elegida fue la prestigiosa Lufthansa, ya que al no poseer visa de tránsito estadounidense no podía hacer escala en ningún aeropuerto con American Airlines Por supuesto, toda agencia de viajes cobrará un precio extra por la gestión y expedición del boleto. Es mejor, desde luego, hacer la compra nosotros mismos. Para ello (como muy tarde lo supe) podemos usar las alarmas de los buscadores de vuelos, como skyscanner o despegar, quienes nos avisarán cuando salga un vuelo acomedido a nuestra fecha y presupuesto AEROPUERTOS No debe existir en el mundo un lugar más concurrido y agobiante que un aeropuerto internacional (aunque también quizá la bolsa de valores de Nueva York ). Una noche antes de mi partida recibí un correo electrónico de la compañía, pidiéndome realizar lo antes posible mi check-in, concepto que hasta entonces solo conocía en los hoteles Siendo éste último un requisito que se puede realizar en línea o de manera presencial en los kioscos del aeropuerto, vale la pena hacerlo con la mayor antelación posible (entre 72 y 24 horas antes, según la compañía). De todas formas, no pude cambiar mi asiento, que como todo mundo sabe, no son nada buenos cuando se encuentran en medio de una fila de tres No tener acceso al pasillo de forma directa es, sin duda, un gran inconveniente del que uno se da cuenta en un vuelo nocturno de más de 10 horas de duración Confirmado mi viaje, me preocupé por imprimir mi pase de abordar que, cabe decir, de nada nos sirve cuando necesitamos documentar una maleta en el mostrador de la aerolínea. Pero debemos tener cuidado. En todos nuestros viajes aéreos debemos verificar las políticas de la empresa, pues hay quienes extienden el pase de abordar en ventanilla de forma gratuita, y hay quienes lo hacen por un costo extra (y hasta una hora determinada). Así que nunca está de más imprimir nuestro boleto desde el momento del check-in en línea (o al menos, llevarlo en nuestro Smartphone o tablet). Llegar por primera vez al aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México fue como adentrarme en una telaraña gigantesca donde yo era el último eslabón de la cadena alimenticia, listo para ser devorado Una marabunta humana corría en todas direcciones de la desmedida terminal número 1 siempre cargando sobre sus hombros la inapelable presión del tiempo. Y acatando las órdenes de mi pase de abordaje, me vi en la entrada del aeródromo 3 horas antes de mi partida, que devendrían en una prolongada e innecesaria jornada de espera Tan cándido como todo principiante, busqué apresuradamente la ventanilla de Lufthansa, pensando en si el tiempo que me quedaba era suficiente para mi documentación. Después de una escrupulosa búsqueda advertí la extensa fila que se formaba tras la ventanilla de la aerolínea, tras lo cual mi desesperación podía más que mi paciencia Con dos o tres hojas de la reserva y el check-in en mis manos, el empleado del mostrador me miró como a un inocente cordero adentrándose en el matadero. Me sonrió y tomó las hojas; luego me dijo: esto no sirve de nada, no lo necesitas. Con tan solo mi número de pasaporte, buscó mi reserva y procedió a pesar mi maleta. En ese momento me sentía más dentro del avión que fuera, y el desasosiego entonces subió hasta las nubes Por tal conmoción, no pude analizar la siguiente frase que de la boca del hombrecillo salió: “Nuestro vuelo está sobrevendido. Estamos ofreciendo una compensación de 400 euros a los pasajeros que deseen quedarse en tierra una noche más, y quieran salir en el vuelo de mañana a la misma hora.” Un día antes había acordado con mi amiga Henar nuestro encuentro en el aeropuerto de Madrid, y no deseaba hacerla cambiar de planes. Por tanto, rápidamente rechacé la oferta. Con mi boleto en mano y mi mochila rumbo al portaequipaje, corrí a encontrarme con mis padres. Fue entonces cuando reaccioné ante la situación no había rechazado 400 pesos mexicanos ¡Había rechazado 400 euros gratis! ¡Por una noche menos en Madrid que nada más me costaba! Vaya lío, pensé Pero ya nada podía hacer Resignado a partir sin 400 euros más en la bolsa, mi siguiente paso fue hallar una casa de divisas para cambiar mis últimos pesos por algunos euros en efectivo. Y aquí es donde debo recomendar, siempre tratar de cambiar fuera del aeropuerto, pues dentro del mismo las monedas suelen casi siempre ser más caras a la venta Con más de dos horas por delante, me di cuenta de la exageración de ser tan preventivo, y de lo aburrido que puede ser llegar tres horas antes de un vuelo, cuando la puerta de abordaje cierra aproximadamente media hora antes del despegue. Paseándome entre los negocios de comida rápida y la muchedumbre fue como decidí matar el tiempo, hasta que mis padres decidieron partir de regreso al hotel. Entonces llegó el momento de la primera gran despedida cuando su retoño se aventuraba completamente solo a 9000 kilómetros de distancia. Entre bendiciones y caricias, me dirigí al control de seguridad, para ingresar por fin a la sala de espera. Es conveniente saber qué portar y qué no portar en los controles, sobre todo si contamos con una maleta de mano que viajará con nosotros a bordo de la cabina del avión. Líquidos en botes de más de 100 mililitros y fuera de bolsas de plástico están prohibidos !! Bebidas, alimentos, artículos inflamables, puntiagudos, gases, elementos corrosivos, alcoholes, todo ello está por demás prohibido. Lo mejor es ir preparado y evitarnos de pena de perder algo en manos de los guardias, quienes deliberadamente tirarán nuestras cosas a la basura Aunque cabe decir que algunos aeropuertos son menos estrictos. Pero ni hablar de los de Estados Unidos o Alemania, donde por ninguna súplica nos dejarán portar nada de lo acordado Tras casi desnudarme para pasar el escáner, cogí mi maleta y proseguí a la oficina de migración, donde me obsequiaron mi papeleta de salida del país. Después, no había más que esperar el momento del abordaje VUELOS Para mi suerte, mi primer vuelo sería en un gigantesco avión Boeing 747, que con tan solo verlo por fuera me hacía pensar en lo valientes que eran los pilotos al poner al aire tan monumental estructura artificial El control de abordaje suele ser bastante lento, sobre todo para vuelos internacionales tan demandados. Y como había decidido viajar con Lufthansa, la mejor aerolínea de Alemania, haríamos una escala en Fráncfort, ruta sumamente cotizada desde todos los puntos del planeta. Personajes de todas las edades y razas subían lentamente al interior de la nave. Buscaban sigilosamente su asiento, auxiliados por las hermosas azafatas de acento germánico Su perfecta adaptación políglota nos daba la bienvenida en tres idiomas diferentes, hasta que tomábamos nuestro asiento en los pasillos de clase turista. El aire acondicionado era perfecto para la época, lo cual me hizo arrepentirme rápidamente de la ostentosa vestimenta que había decidido portar aquel día, con dos suéteres al hombro que terminaron en el portaequipaje de cabina No hay nada mejor que viajar cómodos, con ropa holgada y suave que nos permita circular la sangre tras largas horas en la misma posición El rápido ascenso dejó a nuestros pies la inmensidad de la capital mexicana, de la que me despedía para no volverla a ver hasta dentro de seis largos meses Las 12 horas de vuelo que se venían encima me hacían preguntarme cómo sobreviviría a tan incómodo asiento No se trataba del cojín, ni de la atención al pasajero, sino del reducido espacio con que Boeing y Airbus diseñaban las sillas en la clase económica (que claro, por algo se llamaba económica). Verme atrapado entre dos pasajeros alemanes que se disponían a dormir toda la noche me decía al oído: no bebas más agua, no querrás pararte al baño… pero era simplemente inevitable Por fortuna, el hombre a mi derecha se mostró siempre tan amable, al dejarme salir en repetidas ocasiones, mismas en las cuales aprovechaba para estirar mis entumidas extremidades Una apetitosa cena, un saludable desayuno, aperitivos para mis películas y cero bebés en llanto hicieron de mi primer vuelo una mejor estadía de la que había imaginado. Y tras medio día en el aire por fin arribamos al increíble aeropuerto internacional Frankfurt am Main, uno de los más grandes de Europa y de los más transitados en el mundo Realizar una conexión en el aeropuerto de Fráncfort es una cosa de locos descender del avión, pasar por migración, enfrentar la entrevista del gendarme, buscar la línea de conexión, descubrir que tu vuelo parte de la otra terminal, hallar el aerotren que te llevará a la otra terminal, caminar largos pasillos, llegar al control de seguridad, enfrentar una extensa y lenta fila, enfrentar a la seguridad alemana… Debo aceptar que el aeropuerto es muy amigable con los pasajeros, poseedora de múltiples señalizaciones y policías bien informados. Pero la inmensidad del complejo y la cantidad de gente que transita es simplemente una demencia REENCUENTROS Y SUEÑOS CUMPLIDOS Al fin a bordo del segundo y último avión, viajamos pocas horas hasta el Aeropuerto de Barajas en Madrid Siguiendo mi instinto de burocracia, buscaba la oficina de migración para recibir mi sello de entrada al país; pero ahora conocía el funcionamiento de los bloques económicos: la Unión Europea funciona como un solo país en cuestiones de migración, por lo que solo se sella en el primer país de entrada. Seis meses después de mi promesa, hallé fuera del aeropuerto a mi amiga Henar, fumando un cigarrillo en espera de mi arribo. Un fuerte abrazo me dio la bienvenida a tierras ibéricas, donde pasaría mis próximos seis meses, repletos de aventuras inimaginables aguardando por mí Es así como comienzo los relatos de mis aventuras por el viejo continente...
  4. AlexMexico

    Souvenirs

    Cuando salimos de viaje no necesitamos decírselo a todo mundo. Si lo hacemos, lo que pasará será que más de la mitad de la gente nos dirá: “me traes algo”. Y entonces no pararemos de pensar en ese “compromiso” que hemos creado. Perdón por decirlo, pero no hay que comprar recuerditos para nadie. Solo para nosotros. Puede ser egoísta, pero somos nosotros quienes ahorramos y quienes vamos a viajar, no las otras persona. Y cuando pensamos en nuestro presupuesto y el espacio en nuestra maleta, un recuerdito para la madrina, para el tío, para el primo, para el mejor amigo, para la novia, para el jefe, para la hija de no sé quién no serán más que un dolor de cabeza. ¿Y son baratos? ¡No! Mis viajes me han enseñado que en promedio cada pequeño recuerdito cuesta al menos 3 euros. Incluso en países latinoamericanos. Haz la suma y entonces verás que gastar 50 euros en solamente souvenirs no está tan alejado de la realidad. En el mercado "hippie" de Ibiza cada souvenir puede fácilmente pasar los 10 euros. Pero es entendible que queramos llevar a casa al menos un objeto para recordar nuestro viaje. Yo lo hago siempre, no estoy en contra de ello. Y comenzar una colección no es una mala idea. ¿Qué recomiendo? Objetos pequeños, iguales y que podamos encontrar en todo el mundo. Un magneto de cada lugar, un llavero de cada lugar, una postal de cada lugar (éstas últimas la opción más barata y compacta). Yo en lo particular colecciono un shotglass de cada lugar. Si empezamos a coleccionar tazas, sombreros o muñecos, llegará un momento en que nos arrepentiremos. No quedará espacio en nuestra casa y nos fastidiará tener que comprar una taza en cada ciudad. Pueden romperse y son pesadas. Un vaso de mate es ligero, no se rompe y es lo más representativo de toda Argentina. Ahora bien, que si decidimos comprar algo para nuestros padres o nuestra pareja también hay que decidirnos por cosas pequeñas. Y sobre todo tratar de elegir algo representativo que englobe todo nuestro viaje. Si visitamos Los Ángeles, San Diego, San Francisco, Las Vegas y el Gran Cañón, quizá sea mejor elegir algo referente a la “West Coast” de Estados Unidos, y no un artículo por cada sitio al que fuimos. Si visitamos Río de Janeiro sería mejor un artículo que represente a Río entero, y no llevar un souvenir del Pan de azúcar, otro del Cristo del Corcovado, otro de la playa de Copacabana y otro de la Escalera de Selarón. Máscaras de las culturas andinas, representativas de todo Perú. Respecto a dónde comprarlos, no hay mucho que decir. El centro histórico, los museos, las oficinas de información para visitantes y las atracciones turísticas suelen ser los puntos de venta. Y si no estamos en un país donde exista el regateo, los precios suelen ser iguales en todos lados. Eso sí, evitar comprar en el aeropuerto. Allí suele ser más caro. Los souks son los mejores lugares para ir de shopping en Marruecos. Finalmente existen opciones gratis y muy originales para crear una colección de viajes. He visto personas que cogen una hoja de árbol a cada sitio al que van. O quienes se toman una foto con la misma pose en cada lugar y luego las imprimen para hacer un collage. O compran una estampa de bandera y la tejen a su mochila. O bien, una moneda de cada país. Los souvenirs deben ser algo para disfrutar, y no una pesada obligación. Las tiendas de recuerdos pueden ser tentadoras y hacernos coger todo lo que vemos. Pero hay que elegir sabiamente antes de desembolsar nuestro dinero.
  5. Hola viajeros, voy a visitar NY por 6 noches. Se que quizás no es demasiado tiempo, pero de todas formas me gustaría conocer algún otro destino cercano... ¿Alguien viajó en el día a Washington? Estoy evaluando la posibilidad de hacer el viaje con alguna empresa de excursiones o ir por mi cuenta. Además de esta ciudad, recomiendan alguna otra en su lugar? Gracias desde ya!
  6. Hola! Estuve viendo que en Nueva York no es legal rentar un apartamento a través de Airbnb, los hostales no son mi estilo, entonces estoy buscando un hotel. La idea es no gastar demasiado dinero en estadía... que zona me recomendarían para alojarme que no sea muy costosa, pero que sea segura? Gracias!!
  7. Viajar es lindo, es divertido, y es fácil llenarse de ilusiones con las frases motivacionales y personas que nos invitan a seguir nuestro corazón hacia nuevos horizontes, etcétera. Pero lo que las imágenes inspiracionales de Facebook nunca dicen es lo que implica hacer un viaje al extranjero. Trámites y controles que si no tenemos en cuenta podrían dejarnos un mal sabor de boca. Salir de nuestro país significa dejar nuestras leyes atrás y pisar el territorio de alguien más. Este es un mundo dividido por fronteras. Y no, no todos los humanos somos iguales. No para los oficiales de migración. Y aquí algunas cosas que todo el que planee un viaje debe saber. Ni nuestro permiso de conducir ni nuestra credencial estudiantil ni nuestro documento nacional de identidad serán válidos una vez en el aeropuerto o paso fronterizo. El pasaporte es nuestra única forma de identidad y la única forma de salir del país. Y todo debe estar en orden. Es decir, fecha de caducidad, legibilidad y visados, de ser necesarios. Esto no aplica para algunas naciones que tienen acuerdos de libre tránsito entre bloques de países. Es el caso de europeos que viajan dentro del Espacio Schengen, o de algunos sudamericanos que viajan por el Mercosur. En su caso podrán viajar con un simple documento de identificación, sin necesidad de un pasaporte vigente. ¿Cómo sé si el país al que voy me pide una visa de turista? Toda la información está en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores correspondiente o en la página de la embajada del país. Para algunos será necesario acudir a su embajada. Para otros podrá tramitarse electrónicamente. Y para los más fáciles se tramita y se paga la visa al llegar al país. Para el resto de las naciones normalmente podremos visitarlos por uno o hasta tres meses sin necesidad de una visa. Para salir del aeropuerto no hará falta más que mostrar nuestro documento en orden y pasar el control de seguridad donde se nos prohíbe cargar artículos que no hace falta especificar: armas, objetos punzocortantes, aerosoles inflamables y todo lo que pueda poner en riesgo a los pasajeros. Tampoco podemos llevar líquidos de más de 100 mililitros el recipiente. Cuidado, algunos objetos pueden no parecer peligrosos y al final no nos dejarán subirlo a la cabina. Es lo que me pasó al viajar con mi tienda de campaña. Al parecer las varillas de metal pueden ser un arma extremadamente mortal. Pero lo que a muchos más aterra, sobre todo la primera vez, es la llegada al país de destino. Nos pasarán por el control migratorio y aduanal, donde nos toparemos con los malhumorados gendarmes que nos mirarán a los ojos y nos harán preguntas, a veces como si fuéramos delincuentes. No hay que temer. Solo hay que decir la verdad. Y hay que hablar inglés, eso sí. Pero hay algunas cosas que debemos tener en orden si no queremos problemas. Todos los países tienen diferentes requisitos de entrada, que podrían cambiar para cada nacionalidad. Pero lo más común es que ellos estén en derecho de solicitarnos nuestro billete de vuelta o salida del país, sea por vía terrestre, marítima o aérea; un seguro médico de gastos mayores vigente por nuestra estancia; reservas de alojamiento o cartas de invitación de un ciudadano local y estados de cuenta bancarios que demuestren que tenemos una cantidad mínima para pagar nuestros gastos de viaje (que cambiará de acuerdo al país, claro está). Como dije, los humanos no somos iguales para los oficiales. Y si hay que ser sinceros, el racismo se hará presente. Quizá a la chica rubia no le pregunten nada y la dejen pasar directamente. Pero a un colombiano o un árabe barbudo pueden pedirles toda su documentación. Y de no tenerla, lamentablemente los oficiales están en su derecho de no dejar pasar a la persona y deportarla de vuelta. Así que yo podría decirles que no les pedirán ninguno de esos documentos (a mí nunca me los han pedido). Pero mentiría si les dijera que no son necesarios. Sí lo son. Y yo siempre los he tenido conmigo (bueno, casi…). Por último, hay que tratar de no ingresar mercancía ilegal en nuestro equipaje. Y no solo me refiero a droga. Muchos países prohíben el ingreso de frutas y verduras, tierra para plantar, semillas, especies animales sin certificado, alimentos no envasados, etc. Y si los tenemos habrá que declararlos en la aduana. Si pasamos y decimos que “no tenemos nada que declarar” pero nos toca la mala suerte de ser controlados y nos encuentran uno de los artículos mencionados, tendremos que pagar una multa nada barata. Son cosas que quizá no sucedan muy seguido y nos dé pereza hacer. Pero podrían ocurrir. Y más vale estar prevenidos a pasar un mal rato y arruinar nuestro viaje.
  8. fran87

    Feria del Libro

    Hola grupo! Estoy pensando en visitar la feria del libro, quería saber si alcanza con ir solamente un día o si conviene ir a la feria más de un día. Otra consulta, que otro paseo lindo puedo hacer en Buenos Aires?
  9. Nueva York es una de las ciudades más caras del mundo, sin embargo, viajar con presupuestos ajustados también es posible. ¿Sabías que hay una gran cantidad de cosas parra hacer gratis? Para planificar un viaje a Nueva York, algunos consejos son: aprovechar las ofertas de vuelo y alojamiento, disfrutar de las actividades gratuitas y seleccionar lugares económicos para almorzar y cenar. Paseos gratuitos en Nueva York Uno de los paseos que no te podés perder si visitás Nueva York, es recorrer Times Square. Tanto de día como de noche, tiene un ambiente super animado y llamativo. Recomendamos que visites este sitio al menos dos veces, una durante el día y otra durante la noche para ver el desligue de los carteles luminosos. Cruzar el puente de Brooklyn caminando es uno de los paseos imperdibles de esta gran ciudad. Otro de los paseos gratuitos es tomar un ferry a Staten Island. Esta opción es free, el ferry pasa cerca de la estatua y permite disfrutar de una hermosa vista. En pleno corazón de Manhattan se encuentra la Biblioteca pública de Nueva York, es un edificio neoclásico que ha sido parte de numerosas películas como Los Cazafantasmas. Un paseo por la Ciudad de Nueva York, no estaría completo sin antes recorrer el distrito financiero, también conocido como Wall Street, allí se puede ver el edificio de la Bolsa y el emblemático Toro de Wall Street. Siguiendo con la lista de paseos de Nueva York bajo la consiga low cost, se encuentran los miradores. Hay miradores gratuitos ideales para los amantes de la fotografía y también para quienes, simplemente quieren obtener una maravillosa vista de esta ciudad. La Zona Cero es la zona donde antes se ubicaban las Torres Gemelas, en la actualidad es posible ver un espacio público que le rinde homenaje a las víctimas del atentado. Si te gusta el arte no podés perder la oportunidad de la entrada conocida como “pay as you wish”, cada día de la semana hay algún museo gratis. Una de las postales más representativas de Nueva York y que formó parte de varias escenas cinematográficas es la Estación Gran Central, es quizás la estación más conocida del mundo. La misma fue construida en 1918. Una curiosidad es pasar por la Galería de los susurros, para colocarse contra una de sus columnas de la bóveda y decir algo bien bajito para que nuestro compañero de viaje situado en la columna del otro lado pueda orlo perfectamente. Los espacios naturales también dicen presente en esta gran ciudad de rascacielos, el Central Park merece una visita con tiempo. También recomendamos chequear la agenda, suele haber conciertos y música gratis durante los días de verano. Más tips para ahorrar en NY Para encontrar un vuelo barato, lo ideal es consultar algunas de las páginas que permiten comparar los vuelos de las distintas aerolíneas. Es importante tener en cuenta, que en invierno suele ser mucho más barato que en verano. Durante los meses de enero a marzo, se pueden conseguir opciones de alojamiento más económicas. Aunque viajar en verano tiene la ventaja de que es probable que se encuentren más actividades gratuitas como conciertos en el Central Park, exposiciones de arte, obras de teatro al aire libre, mercados y puestos callejeros. A la hora de buscar alojamiento, si la idea es viajar disfrutar y ahorrar, buscar un hotel, departamento u hostal en algún sitio que no sea el centro de Manhattan, ya que en esta zona suelen costar el doble que en los barrios periferícos como por ejemplo, Queens o Brooklyn. Estos barrios se encuentran muy bien comunicados con Manhattan a través del transporte público. ¿Cómo llegar desde el aeropuerto? El aeropuerto JFK se encuentra situado a un poco más de 20 kilómetros desde el centro de Manhattan, se tarda en llegar casi una hora. El medio más económico para llegar el es llamado Airtrain combinado con el metro. El Aitrain conecta con todas las terminales del aeropuerto con el metro de la ciudad y los trenes urbanos. El servicio entre terminales es gratuito. En el caso de escoger un taxi, alternativa no recomendada ya que suele costar entre 45 y 55 dólares, hay que tener en cuenta que se debe sumar peajes y propinas. Otra de las puertas de entradas a Nueva York es el aeropuerto de la Guardia, es el más próximo al centro y se utiliza para vuelos nacionales. Con el metro o autobús express, se puede llegar fácilmente. Por último, el aeropuerto Newark, está ubicado a 25 kilómetros de Manhattan. Para esta opción, lo más barato es el AirTrain y combinar con autobuses. A la hora de las compras, uno de los sitios más económicos es el gran centro comercial Macy’s. Es conveniente solicitar una tarjeta de visitante para obtener un 10% de descuento en casi todas las compras menos en perfumes y en tecnología. Una compra imprescindible para ahorrar tiempo y dinero en un viaje a Nueva York es adquirir la tarjeta de Metro Card la cual permite tomar cualquier metro o autobús. Permite ahorrar dinero para quienes planeen hacer muchos viajes. Existe una opción ideal para quienes van a estar varios días, la cual es comprar una tarjeta que permite viajar en bus y metro de manera ilimitada durante una semana. Podemos decir que viajar a Nueva York, es posible para cualquier presupuesto, solo es cuestión de organizarse, comprando pasajes y reservando alojamiento con tiempo, haciendo una lista de lugares a visitar que sean gratuitos y buscando las opciones de restaurantes y comidas rápidas más económicas.
  10. Hola!!! Quisiera algunos consejos para planificar mi primer viaje a NY. ¿Qué zona recomiendan para alojarse? ¿Qué lugares recomiendan conocer? Voy a estar 6 noches y me gustaría aprovechar para conocer lo máximo posible, gracias!!!
  11. Buenas noches!!! Mí idea es visitar USA Durante 15 días. Estaba pensando en dedicarle una semana a Nueva York ya que es la ciudad que más me llama la atención y después visitar Miami durante la otra semana. Mis dudas son... Estará bien dedicarle una semana o es preferible sumar alguna otra ciudad cercana? Además de playa y shopping que otras atracciones turísticas tiene?
  12. San Francisco, es una de las ciudades imperdibles del Oeste de Estados Unidos, con varios paseos y propuestas interesantes para planificar unas vacaciones únicas. Es una ciudad multicultural con varios barrios para recorrer, museos y sitios cargados de historia los cuales se combinan con modernas estructuras. ¿Qué ver en San Francisco? La postal más representativa de la ciudad es el famoso Golden Gate con 2,7 kilómetros de longitud y 227 metros de altura, es uno de los puentes colgantes más largos y altos del mundo. Es por supuesto ,todo un símbolo de la ciudad. Puede verse desde varios lugares, pero el mejor punto para disfrutar de la vista del gigantesco puente es el Mirador H. Dana Bowers que además de las vistas privilegiadas de la estructura y de la bahía cuenta con otros atractivos como la estatua llamada Tje Lone Sailor Memorial y la Rosa de los Vientos una figura utilizada para mostrar la orientación de los puntos cardinales. Otro de los imperdibles puntos de la ciudad de San Francisco es la zona vieja del puerto, un lugar bastante turístico. Es una zona de múltiples actividades donde se puede visitar el viejo acuario de la Bahía, entrar en la historia de la II Guerra Mundial o simplemente tomar el barco para hacer un crucero por la bahía. Se suma a la lista de sitios imperdibles el Museo del Cable Car, es el lugar ideal para conocer más sobre como funciona el medio de transporte más entrañable de la ciudad. Se puede ver la enorme maquinaria sobre la que giran los cables que hacen que los tranvías circulen por todo San Francisco. Además, es posible ver antiguos tranvías. La zona más animada y comercial lleva el nombre de Union Square y se ubica en pleno centro de la ciudad. Conserva su papel como centro ceremonial de la ciudad, actuando como punto de reunión para eventos públicos, protestas y exposiciones de arte. En las cercanías de la plaza se sitúan las mayores tiendas. Es interesante dedicar un rato para conocer el entorno y caminar por las calles cercanas. Un interesante barrio para recorrer es Chinatown, podría decirse que es como si se tratase de una ciudad dentro de otra ciudad. Allí las fachadas coloridas, los farolillos, templos y restaurantes se apoderan del escenario con cientos de tiendas. El mejor momento del día para realizar un recorrido por el barrio chino es al mediodía cuando todas las tiendas están abiertas. Un dato curioso es que las famosas galletas de la fortuna que se sirven en los restaurantes chinos no fueron inventadas en China, sino que fueron horneadas por primera vez en San Francisco, por lo que vale la pena vivir la experiencia de sentarse a comer y recibir una galleta que pertenece a las dos culturas.... Todos los barrios parecen ser postales o cuadros, pero uno de los más emblemáticos y particulares es Alamo Square, llamado en nuestro idioma, Plaza del Álamo. Por su estética ha sido escenario de varias películas y series de televisión. Las casas victorianas de diferentes colores se apoderan de todas las miradas y llaman la atención de todos los viajeros. Algunos consejos para planificar tu viaje a San Francisco A la hora de planificar un viaje surgen muchas preguntas, como por ejemplo, cuál es la documentación necesaria, idioma, moneda, precios, cuáles son las fechas especiales entre otras preguntas más... En cuanto a la documentación necesaria, la misma dependerá del país de procedencia de cada viajero, por ejemplo los ciudadanos españoles para estancias menores a 90 días no necesitan visado, solamente deben rellenar un formulario de entrada y tener el pasaporte vigente. Hay varios países exentos de visa, mientras que otros deben realizar el trámite para obtenerla. El idioma oficial es el inglés, sin embargo el español es un idioma bastante hablado. En cuanto a los precios, San Francisco es más económica que otras ciudades turísticas de los Estados Unidos como por ejemplo Nueva York Algunos ejemplos de precios... Los billetes de metro tienen un valor promedio de 2,50 USD Una cena en un restaurante estándar tiene un precio desde 40 dólares en adelante Las entradas a los museos varían entre 15 y 35 dólares Una interesante opción si la idea es visitar varias atracciones es obtener la tarjeta turística Go San Francisco Card la cual tiene un precio de aproximadamente 67 dolares. A la hora de ir a cenar o almorzar, es importante tener en cuenta que muchos trabajadores subsisten gracias a las propinas, es habitual dejar entre un 10% y 20% del valor de la cuenta. El tiempo en San Francisco Los mejores meses para visitar la ciudad de San Francisco son de mayo a septiembre, ya que son los meses menos lluviosos. Es importante tener en cuenta que San Francisco se caracteriza por su clima mediterráneo con suaves inviernos húmedos y los veranos suelen ser muy secos. El verano en San Francisco no es demasiado caluroso, en esta época las temperaturas oscilan entre los 10º y los 21 º.
  13. Hola!! Quisiera saber información y tips para planificar un viaje al Chaltén, la idea principal del viaje es hacer trekking, desde ya muchas gracias!!
  14. Amigos!! Alguien de ustedes ha visitado Europa en Julio?? Mí idea es ir hacia el Este.. quisiera saber cómo son las temperaturas... Si hay alguna playa linda que recomienden y si hay mucha cantidad de turistas. Gracias desde ya!
  15. No podemos viajar sin conocer el ritual de tomar unas cervezas en cada lugar que visitamos. Las bebidas alcohólicas están presentes en muchas de las culturas del mundo y es también importante profundizar en ellas (a menos que hayamos decidido abstenernos del alcohol o simplemente no nos guste). Estos son quizá los consejos más elegantes para “irse de peda” como un profesional mientras viajamos, sin desfalcar nuestra billetera. La primer y más grande sugerencia es siempre tomar las bebidas locales. Hechas en el país, o mejor aún, en la región. Los costos serán menos elevados y nos darán un acercamiento al sabor de ese lugar. Muchas veces no será lo que todos los locales beban, lo que podrá sorprendernos. Por ejemplo, no todos los irlandenses beberán Guiness. Y encontraremos a muchos franceses bebiendo Heineken. Pero seguro habrá otra cerveza local que la gente nos recomiende. ¿O acaso en México todos beben Coronita? Un ceviche limeño de camarón acompañado por una Cusqueña, la cerveza local de Perú. Hay que saber adaptarnos al modo en que la gente bebe en cada lugar. No podemos esperar perder el conocimiento bebiendo unas “cañas” en Madrid mientras comemos tapas. Para eso existe el “botellón”. Si asistimos a una “peña” en Argentina lo más tradicional será pedir un vino, y quizá no tanto una cerveza. A muchos escoceses no les agradará que pidamos whisky con coca cola o agua para ponernos “drunk”. Si viajamos hasta Perú no será para pedir tequila en la barra. Pidamos mejor un pisco sour. Y cuando el mesero nos traiga una cerveza de 600 ml en Brasil será, siempre, para compartir con los demás, y no se tratará de una cerveza individual. En Brasil las garrafas de cerveza suelen compartirse, aunque en una "chopería" los tarros son individuales. Hay que tratar de no actuar instintivamente cuando estemos en el extranjero para no parecer un tonto. Quizá en México sea normal tener un plato de sal y limón en la mesa cuando pedimos una cerveza. Pero ponerle limón a la cerveza es algo que a la mayoría de los extranjeros les parecerá repugnante (y aún más si ponemos salsa Tabasco y la hacemos una “michelada”). Tampoco es muy normal encontrar lugares que vendan cervezas por mayoreo. Y mucho menos el ritual de pedir un botella entera de alcohol en una discoteca, por ejemplo. La mayoría de las veces se trata de pedir bebidas individuales, tanto en los bares como en las discotecas. Y si pagamos un precio de entrada será para poder bailar y estar allí. Rara vez nos pedirán consumo mínimo, aunque siempre es mejor preguntar. Cada cerveza belga tiene un vaso diferente donde debe servirse, no se bebe directamente de la botella. Además hay que mirar siempre el porcentaje de alcohol de las cervezas, sobre todo si vienen en botella y no son de barril. Muchas cervezas, sobre todo las alemanas, las belgas o las checas, suelen tener un porcentaje mucho mayor. Y si en Latinoamérica necesitamos mínimo cinco botellas para “entrar en calor”, puede que allá con dos nos sintamos más que “alegres”. En los bares de Alemania una cerveza puede ser más que suficiente. ¿Ganas de un cigarro? Hay que salir del bar. En muy pocos lugares se permite fumar dentro. Y hacerlo será más que una falta de respeto. También es bueno conocer las expresiones locales en todos los países. Mientras en México “nos vamos por unas chelas”, en Argentina “se van por unas birras”, y para “darle fondo” al vaso en Francia se dirá algo como “culo seco”. Sin mencionar lo más importante: siempre aprender a decir “¡salud!”. Una de las mejores maneras de beber más por menos es no perderse la happy hour, que en muchos bares del mundo se ofrece aproximadamente entre las 5:00 y 8:00 p.m. Es muy temprano para hacer la fiesta, quizá. Pero nos dará un buen preámbulo de “precopeo” para después no necesitar vaciar nuestra cartera. La cerveza danesa suele ser cara, pero la happy hour en un bar de Odense me dio la oportunidad de probar la cerveza local. Y si optamos por la opción más barata, la de comprar alcohol en el supermercado, debemos siempre investigar dónde sí y dónde no es legal beber en la ciudad. En la mayoría de las ciudades brasileñas beber en la calle no es un delito, pero suele serlo en el resto de los países. Si no podemos hacerlo fuera, nos tocará regresar a casa o al hostal para hacer el “pre” en soledad, aunque siempre podremos toparnos con alguien dispuesto a acompañarnos. Las mejores noches de fiesta callejeras en Francia no son con cerveza, son con vino. En muchos países árabes el alcohol es ilegal. Mucha gente socializa bebiendo té o fumando shishas. Y hablando de hostales, muchos de ellos también ofrecen descuentos o promociones en algunos bares. Siempre es bueno preguntar. Y por último, mucho ojo con los precios de la carta. Algunos bares cobran diferente por beber en una mesa dentro o una en la terraza. Si llegan a París ansiosos por tomar una “pinta” será mejor buscar una mesa dentro.
  16. Hola! Quisiera conocer el Caribe pero me dan mucho miedo los huracanes, hay alguna época en la que no haya probabilidad de huracanes? qué destinos recomiendan para conocer?
  17. Hola, quisiera oír vuestras recomendaciones para planificar un viaje por Londres, todo tipo de consejo, tip es bienvenido
  18. El año pasado estaba en Escandinavia, donde el transporte (y la vida entera) suele ser caro. Así que decidí viajar desde Odense hasta Copenhague como casi nunca lo hago: haciendo hitchhiking, es decir, pidiendo aventón en la carretera. Es un estilo de viaje en el que no tengo mucha experiencia, pero lo he hecho un par de veces en Europa, Sudamérica y México. Definitivamente es la forma más barata de todas para transportarse. Literalmente es gratis. Y para los interesados en descubrir este arcaico y aventurero estilo de viaje aquí les dejo algunas recomendaciones. La paciencia es el primer elemento que debemos considerar. Es quizá por eso que casi no pido aventones. Si no me gusta mucho esperar a la gente con la que tengo una cita, esperar a que alguien que no tiene la obligación de recogerme me recoja es una espera que parece interminable. Así que desde ahora lo advierto: SI NO SON PACIENTES NO HAGAN HITCHHIKING. ¿Cuánto toma conseguir un ride? No lo sabemos. Hay días en que tenemos suerte, hay días en que no. Yo esperé veinte minutos en Odense y media hora en la salida al puente de Fionia. Me llevó en total 3 horas recorrer 170 kilómetros. En Sudamérica me llevó tres días recorrer 500 kilómetros. Sí, tres días. Lo que debo decir es que hay rutas más fáciles que otras. Por ejemplo, no podemos esperar fácilmente hacer la ruta París – Berlín. Son ciudades separadas por una larga distancia. Y las posibilidades de conseguir un conductor (que tenga espacio y quiera llevarnos) que haga precisamente esa ruta en coche son muy bajas. Es mejor viajar siempre haciendo rutas cortas. Debemos comenzar lo más temprano posible. Muchos conductores prefieren salir por la mañana para no llegar por la noche a su destino. Y definitivamente hacer dedo en la oscuridad es una cosa inútil. Siempre necesitaremos del sol. Es imperativo tener un mapa de las autopistas o, al menos, nuestro GPS o imagen de Google Maps guardada en nuestro móvil. No toda la gente local conoce con exactitud las carreteras, y aunque pidamos consejos a veces no nos darán la mejor opción. Una buena app es Maps.me, que nos ofrece mapas offline de Open Street Map, con lo cual no necesitaremos de una conexión a internet para geolocalizarnos. La cuestión es ¿dónde pedir el ride? En la carretera, por supuesto. Pero no en cualquier sitio. Las autopistas están hechas para que los conductores manejen a más de 100 km/h. ¿Alguien se detendrá mientras conducen a esa velocidad solo porque nos ven allí alzando el dedo? No es muy probable. Lo mejor es situarse en un lugar donde los conductores normalmente puedan disminuir la velocidad. Después de una caseta de cobro, cerca de una estación de servicio, cerca de una cafetería. Finalmente tendrán mucho más tiempo de observar nuestras caras y leer nuestros letreros (si tenemos alguno) y generaremos un poco más de confianza que si nos ven pasar como estrellas fugaces por sus ventanas. Hacer hitchhiking en los parques nacionales suele ser fácil, ya que la mayoría de los conductores son turistas. ¿Necesitamos un letrero? Depende. En mi experiencia he conseguido éxito con y sin letrero. Si estamos en una carretera donde haya varias bifurcaciones hacia varias ciudades quizá sea mejor especificar a dónde queremos llegar. Y para ello debemos escribir con letra legible y muy grande. Un buen marcador será también imperativo. En cambio si haremos una corta distancia o la mayoría de las personas conducen por la ruta hacia el mismo destino quizá no sea necesario el letrero. Lo que yo recomiendo es usarlo al principio. Si pasa mucho tiempo y nadie nos recoge podemos intentar ahora sin letrero. Muchas veces es conveniente que solo se paren y nos pregunten a dónde vamos. La mayoría de las veces pueden dejarnos más adelante y así poco a poco avanzaremos hacia nuestro objetivo. Además que si nos dejan en la siguiente bifurcación aumentaremos nuestras posibilidades de cachar un aventón (más bifurcaciones = más coches en la ruta). Debemos tratar de vestirnos presentables. No a mucha gente le agrada subir a un hippie peludo barba larga que probablemente huele mal. Además suelen creer que cargamos droga (eso pensaron de mí cuando hice dedo en España). No digo que nos vistamos de traje. Pero una bermuda o pantalón que no esté roto y un cabello peinado pueden marcar la diferencia. Este es un mundo sexista. Perdón que lo diga, pero viajar con una mujer siempre nos hará la vida más fácil. Cabe decir que dos es el número máximo para hacer hitchhiking. Muy pocas personas estarán dispuestas a subir a tres. Lo ideal es viajar solo. Pero vamos, un par de piernas y una cabellera femenina en la carretera ayudan a detener a muchos conductores. ¿Lo podemos hacer en todas partes? Seguro que no. Hay carreteras con muy poco tráfico donde nos será muy difícil. Hay carreteras que tienen olas de violencia. Hay unas que están en mantenimiento. Siempre nos tocará investigar antes de comenzar. Argentina es uno de los países donde me fue más fácil viajar haciendo hitchhiking. Y por último: hay que sonreír y mantener la frente en alto. No importa que haya calor, frío, que llevemos cuatro horas bajo el sol, que mientras pasan los coches mandemos a la mierda en voz baja a los conductores. Siempre hay que recordar que nosotros elegimos estar allí y nadie nos obligó. Y cuando alguien se detenga por nosotros nos cambiará el semblante en un abrir y cerrar de ojos. Luego vendrá esa verdadera sonrisa de satisfacción. Mi cara luego de conseguir al fin un ride hacia Chile. Para saber los mejores lugares en las carreteras donde hacer hitchhiking recomiendo esta página que me ayudó mucho en Argentina www.hitchwiki.org. No tiene tips para el mundo entero, pero sí para los destinos donde es más común viajar de de esta aventurera forma.
  19. Qué destinos recomiendan para conocer durante 20 días en Italia? Gracias por la info
  20. No se me habría ocurrido nunca ir a Bután, pero tengo que acompañar a mi hermana a una conferencia y bueno me resulta interesante aprovechar la oportunidad... Dicen que es un destino exótico y para mi realmente lo es! Alguien de ustedes ha viajado a este país?? Estoy organizando algunos paseos ya que tendremos algunos días libres para conocer
  21. Hola!!! Definitivamente me voy a Europa en julio ??? la idea es conocer Europa del Este, que lugares recomiendan? Me gusta conocer sitios que no sean súper turísticos! Gracias desde ya?
  22. Ya hablé de cómo conseguir productos baratos en la mayoría de los casos. La siguiente pregunta es qué comer cuando estamos viajando. Sobre todo cuando se trata de un presupuesto bajo y debemos mantenernos sanos. Es bueno tener algunos conocimientos básicos de nutrición. Muchas veces para los viajeros (incluyéndome a mí, debo confesar) lo más fácil y rápido es comer fast food, como Mc Donald’s o los kebabs de Europa. Pero comer chatarra a diario puede deteriorarnos poco a poco, y en algún punto debemos comer comida de verdad. En estos días es más barato comer basura que comer bien. Así que esto es lo que he aprendido. Carbohidratos. Son la base de la alimentación mundial y nos darán la energía necesaria para aguantar todo. Desde largas caminatas hasta cargar nuestras mochilas por varias horas. Es la comida perfecta para estudiantes y deben ser los mejores amigos del viajero. Barata, rápida y nutritiva. Encontrarlos será muy fácil en todos lados. Arroz, maíz, trigo, pan, avena, papas, pasta… nada que en ningún país del mundo pueda escasear. Lo mejor será siempre tratar de conseguir un alojamiento donde podamos cocinar. Como lo dije anteriormente, Couchsurfing, Airbnb y hostales nos darán siempre el acceso a una cocina, cosa que en un caro hotel no conseguiremos. Y no hay que preocuparse, normalmente estas cocinas están equipadas, incluso con algunas hierbas, sal, pimienta y cosas con las que podremos condimentar. Vitaminas y minerales. Suena a comercial, pero son importantes. Dejar de comer frutas y verduras por un largo tiempo no producirá nada bueno después del desgaste que ocasionan los viajes prolongados. Tanto que nuestra piel puede empalidecerse (sí, eso me pasó a mí). Y coger en el mercado un plátano, una naranja, una manzana o una zahanoria (naturales, no enlatadas ni conservadas) no representa ningún desafío económico. Proteínas. Pueden ser lo más caro de conseguir, pues la mayoría las contienen la carne, el pollo, el pescado. Pero hay que recordar que son necesarias en una menor medida que las dos anteriores. Normalmente una medida del tamaño de nuestro puño nos dará las proteínas suficientes cada día. Es comprensible que comprar una charola entera de pollo en el supermercado cuando solo nos quedaremos una noche en esa ciudad no es una opción muy cómoda. Pero en el peor de los casos las latas de atún y los huevos son la mejor y más rápida fuente de proteína que podemos conseguir. Sinceramente no me obligo a comer proteínas a diario mientras viajo. Un buen plato con carne, pollo o pescado de vez en cuando me ayuda lo suficiente. Existen muchos viajeros vegetarianos. Lo que yo he visto que hacen para conseguir esas proteínas es comer lentejas y frijoles. Algunas vienen germinadas, otras crudas al natural. En lo personal intento evitarlas para no llenarme de gases. Pero para quien está acostumbrado son una excelente y barata opción. Grasas. ¿Son necesarias? Sí, pero nunca en exceso. Y estoy seguro que esas las conseguiremos en cualquier momento de nuestros viajes. He visto gente ganar y perder peso mientras viaja. Personalmente, casi siempre pierdo peso. Mi metabolismo es muy rápido, y viajar para mí significa caminar grandes distancias a diario, por lo que quemo muchas calorías y gasto energía. Para los que les pasa lo mismo que a mí, el azúcar es una buena alternativa. Es un polvo maligno, de eso hay que estar consciente. Pero si gozamos de un alto metabolismo, las barras de chocolate son una una excelente fuente de azúcar que no permitirá que nos sintamos desgastados. Es fácil sentirse tentado por la mala comida al viajar. Frituras, papas fritas, gaseosas. Cosas que nos llenarán y sí, nos darán energía. Pero a largo plazo nos harán mal. No estoy diciendo que cada día debemos cocinar una pechuga a la cordon blue o un filete de pescado al horno. Podemos acostumbrarnos a comidas más sencillas, como verduras hervidas con sal, filetes a la plancha, papas encebolladas o un simple tazón de arroz. Pero si quieren saber mi secreto, yo siempre cargo en mi mochila un bote con sal y ajo. No hay platillo que estas dos maravillas no puedan arreglar.
  23. Encontrar el mejor lugar para comer sin gastar mucho dinero es algo difícil de lograr cuando viajamos. Y sinceramente la mejor comida siempre dependerá de nuestros gustos. Pero he aquí algunas de las cosas que he aprendido. Comer en la calle no es una experiencia gourmet, pero nos ahorra mucho dinero. La mejor manera de ahorrar es ir a los mercados. Así estemos en América Latina o Europa, los mercados nos ofrecen siempre productos locales y buenos ingredientes si queremos cocinar nosotros mismos. Aunque cabe decir que los mercados no funcionan de la misma manera en Europa que en América. Una cholita vendiendo truchas fritas en las calles de Copacabana, Bolivia. La mayoría de las ciudades y pueblos en Latinoamérica tienen un mercado central, o en cada vecindario un mercado local que abre todos los días desde muy temprano hasta casi llegada la noche. Los productos serán casi siempre más baratos que en un supermercado y de procedencia auténtica. Es decir, de las granjas más próximas. A diferencia de lo que muchos temen, las carnes, frutas, verduras y demás productos no son de mala calidad. Simplemente no tienen tantos químicos que el resto. Así que un plátano puede ponerse negro en dos días. Personalmente, eso me da más confianza que un plátano que nunca envejece. Mercado de Arequipa en Perú. En Europa, al contrario, no suele haber siempre un mercado principal. Las grandes centrales de abasto están regularmente alejadas de la ciudad, por lo que es difícil de llegar para un viajero. Pero es común encontrar mercados callejeros (que ojo, no se ponen todos los días ni están hasta la noche) en algunas avenidas o parques de la ciudad. Y allí podremos comprar también muchos productos locales. Cabe decir que los precios no siempre serán más bajos que en el supermercado. A veces es todo lo contrario, serán más caros. Esto es porque los granjeros en Europa están más consternados por una “buena calidad” del producto, por lo que usan más químicos para conservarlos u obtener sellos de calidad. Mercado Les Halles en Lyon, Francia. Por esto puedo decir que en Europa es más barato comprar en los supermercados. Cadenas como Lidl o Carrefour pueden encontrarse en muchos países, y su marca propia es siempre la de los precios más bajos. Si queremos probar los platillos locales en América Latina o Asia, por ejemplo, el mejor sabor lo encontraremos también en los mercados, o en algunos puestos callejeros, como las empanadas en Argentina, los tamales en Perú, las arepas en Colombia o los tacos en México. Una "tlayuda" en un mercado mexicano. Pero en Europa no suele ser así. No existen casi los vendedores ambulantes, salvo algunos como las crepas en Francia, los bratwrust en Alemania o las castañas durante el invierno. Y los mejores platillos los hallaremos siempre en restaurantes. Y tendremos que pagar normalmente un precio alto. Un costoso almuerzo en un restaurante de París. Un bratwrust caliente en las calles de Heidelberg es un buen y barato almuerzo en Alemania. ¿Qué recomiendo yo? Podemos siempre probar la comida local evitando costosos restaurantes. Quizá tendremos que aguantarnos las ganas de un steak a la fiorentina en Florencia o un pato a la naranja en Francia. Pero si elegimos la comida más sencilla será siempre más económico, como las tapas y pinchos en España, la repostería en una pâtisserie de Francia, las salchichas en un mercado alemán, fish and chips en Inglaterra y, claro, una pizza y un gelatto en Italia. Una pizza Margherita por sólo 4 euros en Nápoles. Un buen tip es hablar siempre con estudiantes locales. Los estudiantes en todo el mundo tienen siempre una constante: son más pobres y encuentran la mejor forma de ahorrar y comer bien. Un asado hecho por estudiantes argentinos en Salta. Así, nos dirán cuál es la taquería más rica y barata en México, la mejor peña para ir de fiesta en Argentina, las tapas más grandes y baratas en Granada, las papas fritas más pedidas en Bruselas. Un bocadillo de bacalao y una pinta de cerveza en Oporto, por sólo 2 euros. En Europa también hay lugares estilo cafeterías que ofrecen descuentos a estudiantes mostrando su credencial. Así que si tenemos cualquier tarjeta que nos acredite como uno ¡funcionará!
  24. Encontrar el transporte más económico y cómodo es un tema recurrente y una preocupación al viajar largas distancias, no importa dónde estemos. Y hace falta mencionar a una empresa francesa inigualable que hoy está presente en más de veinte países de tres continentes, incluyendo Europa, Rusia, Turquía, India, México y Brasil. Hablo de Blablacar. El covoiturage es una forma de viaje bastante común y segura en Francia que se ha expandido desde hace ya varios años, sobre todo con la aparición del internet y los smartphones. Se trata de un servicio de vehículo compartido que nos permite viajar junto con otras personas en el mismo auto dividiendo los gastos de combustible y peaje. Es como si organizáramos un viaje con amigos y pagáramos juntos. Solo que aquí no conocemos a las personas. Blablacar es una plataforma de covoiturage. Y como siempre, inscribirse es gratis. Necesitaremos verificar nuestro correo y nuestro teléfono móvil. De esta forma los usuarios nos podrán localizar. Y al ser una página basada en la confianza, podremos también verificar nuestro documento de identidad. Es forzoso también enlazar nuestra tarjeta bancaria para realizar los pagos en línea. Si tenemos un coche tendremos que llenar su descripción. Marca, modelo, año, color, incluso una foto de él. Blablacar funciona de manera muy fácil. Si tenemos un auto y haremos un viaje solo tendremos que publicarlo especificando lo detalles: hora y punto de partida, asientos disponibles, tamaño de las maletas, si aceptamos mascotas o fumadores a bordo y, por supuesto, el precio. Y si estamos interesados en un viaje como pasajeros, solo elegimos el lugar de partida, el destino y la fecha que nos interesa, y la página nos mostrará los trayectos disponibles que han publicado los conductores. Veremos la hora, las escalas previstas, un resumen del perfil del usuario y el precio total, que incluye una pequeña comisión para la empresa (que no es muy elevada). Elegiremos el que más nos agrade y enviaremos una reserva. Si el usuario acepta, Blablacar retendrá el dinero de nuestra cuenta. El siguiente paso será ponernos en contacto con el conductor para concretar el punto exacto de reunión y llegada. Así de simple. Una vez finalizado el viaje tendremos que darle al conductor un código que previamente Blablacar nos envió. Sin ese código el conductor no podrá recibir el dinero y nosotros podremos contactar el servicio al cliente si tuvimos algún inconveniente. Como había dicho, Blablacar es una comunidad basada en la confianza. Y las referencias juegan un papel importante. Así que al final de cada trayecto podremos escribir una referencia, tanto como conductor como pasajero. ¿Es peligroso? Blablacar tiene muchas medidas de seguridad y certificado. Y las referencias son suficientes para saber si un conductor lo ha hecho bien o no. ¿Es legal? Totalmente. No es un servicio de transporte de pasajeros. El conductor no necesita un permiso para ello, ya que no recibe ninguna ganancia, porque Blablacar es para COMPARTR GASTOS, como lo hacemos con amigos y familia. Eso nunca ha sido ilegal. ¿Es barato? Sí. Cuando un conductor publica un viaje Blablacar le recomienda un precio de acuerdo a los kilómetros, los peajes y los asientos disponibles. Así que cada uno es libre de subir, bajar o respetar ese precio. Pero la mayoría de las veces rondan precios similares a los de los autobuses. Al menos en Europa. Y en México solo la compra anticipada en buses nos saldrá más barato. De no ser así, Blablacar es la mejor opción. ¿Funciona siempre? Como dije, Blablacar no está disponible en todo el mundo, sino en los países que arriba mencioné. Así que no podremos fiarnos de la plataforma para todos los viajes que queramos. Sólo para aquellos donde los dueños de los coches conduzcan frecuentemente. Hay trayectos muy famosos que nunca tendremos problemas para hallar, como París - Lyon, Madrid - Barcelona, Río de Janeiro - Sao Paulo o Ciudad de México - Puebla. Pero algunos otros será mucho más complicado encontrarlos, sobre todo entre ciudades pequeñas. Así que en ese caso, el autobús o el tren serán la mejor y, quizá, única opción. ¿Lo recomiendo? Al cien por ciento. Lo he usado muchas veces y funciona a la perfección. Aunque el precio sea parecido al de los buses, no hay nada como la flexibilidad y comodidad de un viaje en auto. Paramos donde queremos, cuando queremos, escuchamos la música que queremos, conocemos y platicamos con gente. Y si tenemos un poco de retraso basta con decirle al conductor: “espérame un poco”, cosa que ninguna compañía de bus acatará. Y aunque no muchos lo hacen, es una buena forma de hacer amigos cuando se viaja solo. Blablacar es también una elección eco-friendly, perfecta para quienes sientan cierta culpa con el medio ambiente a causa de las emisiones de dióxido de carbono que emanamos al viajar. El promedio de personas que viajan en un coche es de 1.2 personas, en un coche donde caben cinco pasajeros. Compartir auto significa entonces que las mismas emisiones de CO2 de un coche se harán si viaja uno o si viajan cinco personas dentro. Así evitamos conducir otro auto y dañar más al medio ambiente. Existen otras páginas para compartir coche. Pero Blablacar es la de mayor expansión y mejor funcionamiento. Así que si viajan a Europa, Turquía, México o Brasil, no duden en visitar www.blablacar.com o bajen la app para su teléfono móvil.
  25. Buenas a todos! No pensaba viajar en vacaciones de invierno, pero ahora me han surgido las ganas Qué destinos me recomiendan? La idea es salir el próximo lunes
×
×
  • Create New...

Important Information

By using this site, you agree to our Terms of Use.